Si eres usuario de TikTok, te interesa

TikTok y la guerra generacional

Que TikTok es la aplicación de moda nadie lo pone en duda. Ha estado en el candelero durante mucho tiempo y lo sigue estando por diferentes motivos. Desde la constante amenaza por parte de la administración Trump de prohibirla en Estados Unidos si no entraba en el juego una empresa americana, a las recientes noticias provenientes de Italia y la muerte de dos niños por querer cumplir un reto peligroso.

TikTok también ha sido la aplicación que ha tenido un crecimiento más grande durante el confinamiento. Todo el mundo ha entrado en TikTok. Tener tiempo libre y que sea una aplicación pensada para atraparte desde el primer momento en un feed sin final han sido alguna de las claves del éxito de esta aplicación.

Según la empresa de estudios de mercado GlobalWebIndex, más del 40% de los TikTokers tenían entre dieciséis y veinticuatro años en 2018. Menos de dos años después de su fusión con la aplicación Musical.ly en Estados Unidos, se ha descargado más de 2.000 millones de veces y fue la app de entretenimiento más descargada de 2020.

Los vídeos de TikTok, la gran mayoría, parecen ser fruto del momento, de la complicidad con otros, parecen humanos. Durante la pandemia la aplicación se convirtió en una gran fuente de distracción en el momento adecuado.

Y es que TikTok aprende y rápido y además sin necesidad de seguir a nadie, a diferencia de otras redes sociales como Instagram o Twitter. Esta aplicación proporciona inmediatez de contenidos, intimidad (nos protege la pantalla) y proximidad con otros semejantes a nosotros.

Cuando le das a un me gusta alimentas el algoritmo y automáticamente ya empezará a mostrarte vídeos similares. Si te gusta un reto lo vas a ver hasta en la sopa. Que un #FreeDancing te tiene ante la pantalla, tranquilo que vas a ver más de uno. Que pasas rápido un vídeo de duos porque no te gusta, vas a dejar de verlos. El algoritmo está pensado para atarnos a todos, sin excepción.

Y es que TikTok está pensado para usuarios de todas las edades, aunque inicialmente la Generación Z fuera su objetivo.

Que en estos momentos haya en la plataforma desde Generación Z hasta Boomers, vamos de los nacidos en el 2.000 y adelante, hasta los nacidos a mediados-finales de los 60 del siglo pasado, está provoca una guerra generacional en la propia plataforma.

¿Cuántas veces habéis visto vídeos en los que se hace sorna con una generación en concreto? La Generación Z, los más jóvenes, normalmente hacen su objetivo a los Millennials. Pero los boomers también son objeto de sorna, y en muchos casos de ellos mismos. Desde el vídeo “Cuando mi madre me dice”, a los de aquellos que intentan enseñar a sus mayores a hacer algo “tech”.

Todos intentan ser protagonistas en su segmento de edad. Fijaros entre los vídeos más virales del 2020 encontramos los dos extremos. Por parte de los Z, encontramos a @BellaPoarch cantando M to the B con 46,6 millones de reproducciones. Y por parte de los Boomers, Generación X este vídeo de 420doggface208 en skate, escuchando Dreams de Fleetwood Mac y bebiendo zumo de arándanos con 12,6 millones de visualizaciones.

TikTok te hace sentir protagonista. TikTok es un espacio de iguales que comparten atención, un espacio por el que se compite, pero en el que cada generación tiene su lugar reservado. ¿Tienes ya el tuyo?

La paranoia de Qanon asalta España

Este fin de semana se ha publicado en El Mundo Papel, un reportaje de Rodrigo Terrasa sobre el desembarco de Qanon en España. Rodrigo me llamó para pedirme mi opinión sobre el tema.

Llevo tiempo observando algunos de los grupos vinculados a Qanon en España, sobre todo en algunos de los canales y grupos que tienen en Telegram. La verdad es que llegué a ellos “siguiendo el conejo”, es decir, desde otros grupos que en principio no tienen nada que ver. La mayoría de estos grupos son negacionistas del coronavirus, seguidores de terapias naturales y grupos de extrema derecha. Me interesa como se organizan, como distribuyen la información, las consignas que envían y la monetización que pueden llegar a hacer. De ahí, a los grupos de Qanon, un paso.

Lo mismo le pasa a la gente, llega para reafirmar sus propias creencias y en busca de
una respuesta sencilla a todo lo que está ocurriendo. La conspiración les da una solución que no les obliga a procesar la complejidad de la realidad. QAnon acaba centralizando todas estas ideologías y amparando todas estas mentalidades que disienten con el mainstream, con la teoría oficial. Les da la excusa para justificar todo lo que no comprenden.

Ahora mismo no es un gran colectivo en España que pueda considerarse peligroso, pero sí es el embrión de algo que hay que controlar. El peligro es que alguna formación política asuma en sus bases este tipo de tendencias conspiranoicas y quiera sacarles rendimiento electoral. Hay un caldo de cultivo que aún no es mayoritario, pero sí está haciendo chup chup.

5 noticias para empezar la semana

  1. El CEO de Tesla, Elon Musk, invitó al presidente ruso Vladimir Putin a unirse a él en Clubhouse. Las relaciones internacionales siguen convirtiéndose en relaciones abiertas entre empresas y gobiernos.

  2. Una nueva IA detecta las emociones escaneando con ondas de radio. Lo que más me fascina de noticias como esta no es que "puedan detectar emociones con #IA", me fascina la combinación de tecnologías para dar con nuevas técnicas de análisis...

  3. Twitter planea etiquetar las cuentas personales de los jefes de Estado. El 17 de febrero Twitter etiquetará la cuenta de @sanchezcastejon. Imagino que es un paso más para luchar contra cuentas fake.

  4. En dólares, sí, pero también en Bitcoin: en Miami estudian pagar salarios y permitir pagar los impuestos con la criptomoneda. Llega una nueva normalidad en el uso de Bitcoin por parte de empresas y administraciones públicas. Un signo de adaptación. #MiamiTech

  5. ¿Son seguras las Webs públicas españolas? «Solo 5 sitios web públicos aprueban el análisis. Un 1% del total. Y, para más inri, de las más de 400 páginas analizadas, 36 no ofrecen seguridad alguna». Seguridad en las webs de las AAPP en España, diferentes velocidades, diferentes seguridades.