La clase política suele ser señalada por padecer este síndrome