La cultura de la cancelación

El ostracismo digital como pena popular

Los linchamientos digitales se dan en espacios como Twitter, donde hordas de usuarios van contra alguien por algo que dijo o hizo. Puede que una declaración inoportuna o fuera de contexto sea la causa. Puede que lo que mueve a esa horda sea algo justificado y que lo que reclaman sea justo. Pero, puede que nos estemos acostumbrando a un nuevo modo de censura en el que esa sabiduría de las multitudes, que antaño habitaba en las redes, haya desaparecido.

La charla de Joaquín Sánchez Mariño en TEDxCórdoba sobre la “cultura de la cancelación” es un punto de inicio interesante para adentrarse en este concepto.

Pero ¿qué es la cultura de la cancelación?

La cultura de la cancelación designa el fenómeno de retirar el apoyo, ya sea moral, como financiero, digital e incluso social, a aquellas personas u organizaciones que se consideran inadmisibles, ello como consecuencia de determinados comentarios o acciones, o porque esas personas o instituciones transgreden ciertas expectativas que sobre ellas había. El impacto de la cultura de la cancelación puede afectar seriamente la economía de los implicados.

Os suena ¿no? Creo que estamos acostumbrados a ver intentos de boicot en Redes Sociales más a menudo de lo que pensamos. Intentar silenciar a una persona o una organización por parte de aquellos que no están de acuerdo es algo que se está normalizando.

Pero, ¿es válida esta estrategia o se genera lo contrario, lo que viene a ser un efecto Streisand? ¿Aislar a una persona o una ideología repara el daño que puede haber provocado? Este tipo de acciones puede provocar restricciones al debate, limitar la libertad de expresión y en definitiva alimentar posiciones cada vez más polarizadas.

Tengo mis dudas respecto de la validez de este tipo de estrategias. Sobre todo si son respecto de una persona concreta. Es complicado valorar la realidad de unas declaraciones que han sido descontextualizadas en un tuit, en un mensaje de WhatsApp o en un vídeo de TikTok.

En 2020 J. K. Rowling junto con Salman RushdieMargaret Atwood y otros 150 famosos firmaron una carta de advertencia contra el peligro que esta falta de tolerancia supone para la libertad de expresión. El manifiesto se publicó en Harper’s Magazine haciendo un llamamiento a la justicia y el debate abierto. En España dicho manifiesto tuvo su apoyo con una carta firmada por escritores, periodistas, científicos y académicos. Tanto unos como otros recibieron críticas en las que se les acusaba de rechazar la cultura de la cancelación, pero solo cuando eran objeto de ella.

Sería interesante poder hablar de redención, de derecho al olvido en lugar de ajusticiamientos digitales en los que se pretende sencillamente cancelar. Pienso que no deberíamos dejar que dejemos de lado la reflexión, el debate. Y por supuesto que tiene que haber crítica y denuncia. Muchos colectivos necesitan de estas herramientas para hacer valer sus derechos, pero bajo ningún concepto deberíamos aceptar un ciberbullying orquestado por haters.

¿Me invitas a un café?

5 noticias que no deberías dejar escapar

  1. Google ha despedido a un segundo especialista en ética sobre IA. La empresa ya despidió a Margaret Mitchell, fundadora y antigua codirectora de su equipo de ética sobre IA. Si Google despide al equipo que tiene que definir su ética digital mal vamos…

  2. Uber ha perdido una batalla judicial clave. El Tribunal Supremo del Reino Unido dictaminó el viernes que sus conductores son trabajadores. Algo que en España ya ha venido produciéndose con los riders de deliveroo o glovo.

  3. Facebook deja de visualizar noticias en Australia y los medios sufren una caída del 20% del tráfico. Pero a pesar de todo esto otros países como Canadá se están subiendo al carro de Australia. Google también tiene sus más y sus menos en Australia. Ya veremos dónde lleva todo esto. No olvidéis que en muchos países el la principal fuente de información son las Redes Sociales. Que estas no publiquen noticias de ningún medio puede cambiar bastante las reglas del juego.

  4. Nathalie Picquot dimite como directora de Twitter España tras sus desavenencias con la política de contenidos de la compañía. ¿Veremos algo diferente en Twitter a partir de ahora?

  5. Santander lanza una web en Portugal al estilo Amazon donde vende motos, maletas o joyas para potenciar sus créditos personales. No hay que dejar escapar a los clientes… Servicios 360.